Capítulo III: Lord Scurlock

Lord Scurlock

 
 
AUTORES:
John Harper
CATEGORÍA:
Manual de Juego de Bolsillo / Alternativo
GÉNERO:
Steampunk
PUBLICACIÓN:
2015 One Seven Design
TRADUCCIÓN:
2015 conBarba
FORMATO:
PDF
ACABADO:
B/N
PÁGINAS:
11
TIPO:
Libro
ETIQUETAS:

 

Lord Scurlock ha muerto. Sus desperdigados hijos han regresado al hogar familiar en Ilysium para el funeral y el reparto de la herencia.

Sin embargo... No es muy cuantiosa. El mayordomo de la mansión, Jedmund, ha reunido las últimas 82 coronas en un pequeño cofre, a lo cual solo se suma un destartalado carruaje y dos viejos jamelgos, el escudo de la familia y unas espadas, un retrato de una extraña mujer y el preciado rifl de caza de Lord Scurlock (a salvo de miradas curiosas).

El resto de asistentes al funeral son los acreedores de Lord Scurlock, los cuales merodean por la mansión como buitres, ansiosos por recuperar parte del dinero perdido.

  • El virrey Skein ha venido a cobrar su soborno por esconder de la opinión pública ciertos hechos desagradables. Espera que los hijos del difunto continúen realizando los pagos. Se le deben 14 coronas, más otras 5 por cada mes posterior.
  • Narcus Kerp reclama el pago por la entrega de “medicamentos” que ayudaron a aliviar la torturada mente de Lord Scurlock en sus últimos años de vida. Se le deben 6 coronas.
  • Tume, el jefe de la guardia, solicita el pago del impuesto sobre la mansión. Son 67 coronas.
  • Mister Bailey, de El zorro y el ancla, pregunta amablemente por el pago del uso del establo para el carruaje y los caballos: 11 coronas por los últimos 6 meses.
  • Mister Plom exige el pago normal por la “protección” del jefe del crimen local, el goblin Kudger. 1 corona por semana (la deuda acumulada es de 16).
  • El Magistrado Holpine, un juez local, informa discretamente de que Lord Scurlock le debe ciertas escrituras y papeles de poca monta como resultado de una apuesta entre caballeros durante una partida de cartas. Solo le llevará un segundo recuperarlas del estudio.
  • Milvoy Ollum, el sacerdote que está a punto de ofiiar el entierro, pide el pago de 1 corona de oro por sus servicios.
  • Petrice Sevoy, un reconocido artista, está terminando un retrato de Lord Scurlock, y solo falta un último pago de 2 coronas para completarlo.

Además, el hermanastro de Lord Scurlock, Alward, anda figoneando por la casa, con la pretensión de reclamar cualquier cosa que parezca de valor. “A mi hermano le habría gustado que lo tuviera”, murmura.

¿A quién pagarán? ¿Quién va a decidirlo?
¿Qué enredos dejó sin resolver en vida el extraño Lord Scurlock? ¿Quiénes se aprovecharán de ellos en beneficio propio?
 

elfo