ERT: La Era de los Poderes

 
 
AUTORES:
Tamar María Rodríguez Hernández
Hugo Sánchez Galiacho
Raúl Núñez Ríos
CATEGORÍA:
Manual de Juego
GÉNERO:
Fantasía Épica
PUBLICACIÓN:
1999 Sociedad Cooperativa Editorial Hastur
FORMATO:
Cartoné
ACABADO:
B/N
PÁGINAS:
192
TIPO:
Libro
PRECIO:
23,74 €
ETIQUETAS:

En el principio estaba el Padre. Él lo era todo y en sí mismo tenía el poder de la infinidad personalizada; pero al mirar a su alrededor se encontró solo y, sin dividir su esencia, dio la vida a su primer hijo: Caos. Éste era el poder en su máxima expresión, lo era todo y nada, tenía en potencia absoluta todas las cosas, pero no era ninguna de ellas en forma y cuando el Padre observó a su hijo medrar por Él mismo di la vida a su segundo hijo: Ley.

Ley era y es lo contrario a su hermano; allí donde el primero lo era todo en potencia, éste lo era todo en acto, donde uno era incontrolado y desbocado, el otro era tranquilo y sereno. Ley y Caos se observaron, contentos los dos de tenerse. Caos le pidió a su hermano que le ayudase a conseguir la Forma para su infinita energía y Ley comenzó la Creación.

Parte de la sección "Trasfondo".

En los albores del tiempo, cuando nuestros padres deambulaban en absoluta paz y libertad sobre la faz del mundo, las fuerzas del Caos y de la Ley entraron en conflicto por ver quién dominaba a aquellos afortunados seres. El combate fue cruento y doloroso para todo Ert. Las montañas cayeron desplomadas e inmensos mares se formaron donde antes había gigantescas y verdes praderas. Los cambios que acontecieron también llegaron a afectar a los seres que poblaban la superficie creando, así, las razas que hoy habitan el mundo.

Las diferentes etnias originadas apoyaron a uno y otro bando en tan singular combate por la hegemonía de Ert, acentuándose, aún más, las diferencias raciales que surgieron cuando Hiritach rompió su símbolo y la ola de mutación asoló a todos los que se hallaban en el campo de batalla. Desde entonces no hubo descanso para los seres vivos: durante largas décadas el mundo fue una sucesión de batallas y enfrentamientos entre los que antes habían sido hermanos. Mientras las etnias que apoyaban al Caos aumentaban sus incursiones y fechorías, el resto de razas se fueron agrupando para poder defenderse de los innumerables ataques originando, así, los primeros años de un imperio cada vez más poderoso basado en la mutua defensa frente el caos y sus sanguinarias criaturas.

Hoy, por fin, reina la paz en Ert, el Gran Imperio Melion es poderoso más allá de toda esperanza pasada y las gentes pueden vivir tranquilas al amparo de la mano de las muy orgullosas caballerías imperiales que velan por la seguridad de todos los nacidos y de las crecientes academias de la magia que se han ido construyendo a lo largo de todo el continente; es una época de paz y de prosperidad, de fantásticos logros mágicos, era dorada del arte y las ciencias, pero hay gentes (pocas) que albergan un fatídico sentimiento, extraños signos son visibles en Noorgaar. Los poderes de antaño resurgen y extraños misterios y portentos nutren sueños y pesadillas. Los pactos y alianzas imperiales se debilitan y las diferentes casas nobles del imperio disputan entre sí. Se cierne una nueva era, donde nuevos héroes nacerán y morirán, donde la magia llegará a los límites más insospechados, comienza la era de los Poderes...

elfo